Batalla de Waterloo

La “Batalla de Waterloo” se caracteriza por ser la última batalla de Napoleón Bonaparte. Y es que, a pesar de que su estrategia hasta el momento había sido clave para la conquista, fue incapaz de lograr la conquista de los ejércitos aliados.

Napoleón atacaría con 72.000 hombres de la Armée du Nord francesa a un ejército de 60.000 hombres angloholandeses que estaban dirigidos por el duque de Welington.
Este último ejército sería capaz de hacer retroceder a las tropas de Napoleón, no sin un gran esfuerzo, hasta que finalmente terminarían por llegar las fuerzas del ejército prusiano de príncipe Gebhard von Blücher, hecho decisivo en la batalla.
batalla de waterloo
Este hecho ocurrió el 10 y 8 de junio del año 1915. La derrota de Waterloo obligaría a Napoleón Bonaparte a abdicar nuevamente. Es por ello, por lo que finalmente tuvo que ser exiliado en Santa Elena (Atlántico Sur).

Todo lo que debe de saber sobre la batalla de Waterloo

La batalla de Waterloo fue uno de los enfrentamientos bélicos más importantes de la historia de todo el mundo. Y es que, una vez concluida, pondría el punto y final al primer imperio francés (imperio napoleónico) en el que Napoleón Bonaparte era considerado como la máxima autoridad. Además, como ya hemos comentado, significaría el exilio definitivo de Napoleón.

Se la denominó como la batalla de Waterloo negrita porque se desarrolló en el municipio belga homónimo, el 18 de junio del año 1815. Es por ello, por lo que cada año se recuerda este día marcado en el calendario.
Por un lado se enfrentaría Napoleón Bonaparte con su ejército. Por otro lado, tenían como rivales a una coalición que estaba formada por el “Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda”, por Reino de Hanover, reino de Prusia, Reino Unido de los países bajos y el principado BrunsWick-Luneburgo. Los principales líderes que formaban la ofensiva fueron Arthur Wellesley y Gebhard Lederecht von Blücher.

¿Qué esperaba ganar Napoleón con la victoria de Waterloo?

Napoleón siempre había destacado por ser un genio militar que había logrado conducir al imperio francés hacía el éxito. Abandonaría la isla de Elba después de haber sido exiliado a ella tras su abdicación en 1814.

Y es que Bonaparte había sido derrotado hace un año de ese momento en Leipzig. Para Napoleón era una nueva oportunidad de volver a tomar el mando de Europa, mando que había sido capaz de controlar durante más de una década gracias a las alianzas logradas, así como sus conquistas militares.
En el caso del bando contrario, las potencias aliadas (Países Bajos, Reino Unido y Prusia) querían deshacerse de una vez por todas del ejército de Napoleón, para lograr reinstaurar el orden que había antes de 1789.

¿Con cuántos hombres contaba cada ejército?

Los hombres con los que contaba la ofensiva eran claramente superiores. Disponían de casi unos 125.000 hombres, así como con 300 caños de fuego. Napoleón, o su parte, tan sólo tenían 80.000 hombres con 250 cañones.
batalla de waterloo mapa militar
Aunque si bien es cierto que la estrategia que siguió era bastante buena, no pudo hacer nada ante una superioridad numérica han destacable.
Napoleón siguió la estrategia de aprovecharse entre los desacuerdos que había entre Prusia y el Reino Unido (y es que estas dos grandes potencias tan sólo estaban unidas para plantarle cara en el campo de batalla). Por esta razón, establecería una contienda ofensiva intentando encontrar aquellos recovecos en la defensa de sus aliados en los campos de Ligny, Quatre Bras y Wavre.

No obstante, y a pesar de la experiencia con la que contaban los soldados franceses, el ejército tuvo que enfrentarse a una hábil resistencia por parte de los aliados. La batalla terminaría el 19 de junio, con el resultado de la retirada por parte del ejército francés, siendo éste perseguido por las tropas enemigas.

¿Hizo Napoleón algo mal para que la batalla se decidiera de esta manera?

Lo cierto es que la batalla de Waterloo todavía sigue siendo muy estudiada entre los expertos. Algunos historiadores aseguran que Napoleón cometió algunos errores tácticos importantes que, unidos a los errores que hicieron sus generales, le conducirían irremediablemente a la derrota.

El principal error que cometió Napoleón es que menospreciar y a la capacidad de Wellignton para dirigir a su ejército, no sabiendo aprovecharse de los movimientos que estaban haciendo las tropas prusianas. Precipitaría sus ataques y, a través de los errores cometidos, el duque británico daría la vuelta a la situación para hacerse con la victoria.

Según se ha podido saber a través de las cartas que se enviaron a los soldados, Napoleón se encontraba en muy baja forma, esa noche no había dormido bien e, incluso, padecía de hemorroides y de cistitis.

¿Cuántos muertos hubo?

En total hubo 30.000 bajas contando fallecidos y heridos. Los muertos del ejército francés fueron del doble que dos de los aliados. Además, a estas bajas también hay que sumar a los 10.000 soldados que fueron hechos prisioneros por las tropas anglo aliadas.

La parte de los aliados, Países Bajos, Reino Unido y Prusia, tuvieron 25.000 bajas aproximadamente.
Aquí destaca una frase de Welligton que citaría en el momento en el que vio a los cadáveres en el campo de batalla: Salvo una batalla perdida, no hay nada tan triste como una granada.

¿Cuáles fueron sus repercusiones?

La batalla de Waterloo puso punto y final al “primer imperio francés” al mismo tiempo que a la carrera de Napoleón, ya que desde ese momento su puesto de Emperador.
Sería desterrado en ese mismo año a la isla de Santa Elena en donde finalmente moriría en el año 1821.

Aunque es verdad que las potencias aliadas se distribuyeron Europa, todas las ideas liberales que habían estallado durante la época de la “Revolución francesa” volverían a surgir, y con mucha más fuerza que nunca.

Algunas curiosidades sobre la batalla de Waterloo que, quizá, todavía no sabes

  • No se libró exactamente en Waterloo: Este es un error bastante habitual. Y es que la batalla no se libraría exactamente en Waterloo, sino a tres millas al sur de la ciudad, concretamente entre las aldeas de Plancenoit y Braine-l’Alleud. Es por ello, por lo que los franceses la denominarían principalmente la Batalla del Mont Saint-Jean.
    El error de su localización es debido a que Wellington establecería su cuartel general en Waterloo, por lo que los conceptos quedarían ligados para la posteridad.
  • Napoleón y su intento de huida: En el momento en el que terminó la batalla de Waterloo, Napoleón Bonaparte regresaría a París, donde se lo obligaría a abdicar el 22 de junio del año 1815. Más adelante, intentaría huir en un buque con el objetivo de alcanzar los Estados Unidos. Este dato fue confirmado por un pariente en una carta que no sería desvelada hasta mucho más adelante.
    No obstante, Napoleón quería ahorrarse la vergüenza de ser atrapado por las fuerzas inglesas en la bodega de un barco. Es por ello, por lo que al final se rindió el 15 de junio del año 1815.
    Tres meses después de ese momento, sería desterrado a Santa Elena en donde viviría seis años hasta que finalmente fallecería.
  • Las condiciones climatológicas también estaban en su contra: Antes de que se resolviera la batalla, existen ciertos documentos que aluden a que unas fuertes sin lluvia se desencadenaron sobre Waterloo. Napoleón, como sabía que sus fuerzas quedarían afectadas por aquella meteorología tan atípica, decidió esperar un tiempo a que dejase de llover, así como a que la tierra estuviera finalmente seca. Esta es la razón de porqué decidió esperar hasta el mediodía del día siguiente para lanzar su ofensiva.
    Desgraciadamente, este tiempo fue empleado por los prusianos para conseguir llegar hasta la zona en donde estaban las fuerzas napoleónicas. Los franquearon y finalmente lograrían hacerse con la victoria.
  • ¿Saqueadores de dientes?: Una historia que se cuenta mucho sobre la “batalla de Waterloo”, y que es completamente cierta, es que los lugareños eran saqueadores de dientes. Unas pocas horas después de que la batalla llegase a su fin, los residentes del lugar se hicieron con martillos y cinceles para poder arrebatar los dientes a los miles de muertos que había en ese momento en la zona. Estos dientes eran muy caros, por lo que serían vendidos a los dentistas del lugar con el objetivo de que pudieran fabricar nuevas dentaduras.
    Pero lo más sorprendente de todo es que, según el “Museo Nacional del Ejército en Gran Bretaña”, los lugareños que se hicieron con los dientes no se tomaron la molestia de ocultar su procedencia. Directamente los ofrecieron como “Dientes/prótesis de Waterloo”.

Referencias sobre la batalla de Waterloo

Libros

-Una biografía íntima (Vicent Cronin; ediciones B).
-Napoleón (Jean Turlard, Planeta).

Películas

En el cine queremos destacar la película de “Waterloo”, una coproducción ítalosoviética que vería la luz en el año 1970, con el actor Rod Steiger interpretando Napoleón Bonaparte.
Éstos son los datos principales de una de las batallas más famosas de todos los tiempos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *