Batalla de Stalingrado

La batalla de Stalingrado es considerada como una de las batallas más sanguinarias de todos los tiempos,  todavía a día de hoy es estudiada por reconocidos historiadores y militantes que quieren conocer en detalle todo lo que ocurrió.
batalla de stalingrado
Esta batalla terminaría siendo un enfrentamiento entre Adolfo Hitler y Jósif Stalin, líderes que no tenía ni el más mínimo respeto por la vida humana. Es por esta razón, por lo que la batalla tuvo como resultado 1.250.000 muertos (aproximadamente 750.000 para el Tercer Reich, y medio millón para el “Ejército Rojo”.
Los alemanes la definieron como Rattenkrieg (que se puede traducir como “guerra de ratas”)

Claves de la batalla de Stalingrado: considerada como la madre de todas las batallas

Nos trasladamos a junio del año 1941 cuando el ejército alemán invadiría la Unión Soviética. Siguiendo la idea de una guerra relámpago, avanzaron rápidamente a lo largo de todo el país, llegando en muy poco tiempo a ciudades como Leningrado, además de aproximarse a Moscú, lugar en el que serían rechazados.

El avance del ejército nazi fue posible debido a que el ejército soviético no era capaz de tomar decisiones. Y esto principalmente ocurría por la falta de oficiales capacitados, ya que habían sido eliminados en las purgas de Stalin. Estas purgas desestructuraron el ejército.

Los nazis encontraron con una situación muy favorable: tenían ante sus ojos a unidades soviéticas que no se movían, que no eran incapaces de desplazarse y que se podían rodear fácilmente, incluso neutralizarse sin muchas complicaciones. Además, tenían también un material de guerra bastante obsoletos y poco cuantioso.

Si el ejército nazi accedía a poblaciones soviéticas, que en ese momento estaban reprimidas por el totalitarismo de Stalin, allí eran recibidos como libertadores. Sin embargo, los ideales legibles eran completamente diferentes, él pretendía acabar con la raza inferior esclava de Ucrania, así como la que recibía al oeste de Rusia; su objetivo era crear colonias de alemanes con la que dominar por completo “Germania”. Es por esta razón, por lo que aquellos liberados no tardarían en ponerse en su contra.

Avanzando hasta el año 1942, Hitler idearía lo que se conoció como la operación azul. Fue una operación sencilla y audaz era ocupar el río Don, desde la zona de la orilla sur hasta llegar a la desembocadura, para llegar a Stalin y poder seguir desplazándose a lo largo del mismo. De esta manera, conseguían un terreno fácil de proteger que dejaría libre al Cáucaso. Gracias a ello, lograrían extraer los recursos necesarios para abastecer su maquinaria militar.

El régimen nazi inició una temible operación para exterminar por completo al pueblo esclavo. Los que en un primer momento habían sentido que se estaba librando de la forma de actuar de Stalin, tenían que trabajar como esclavos, o bien directamente acababan en los campos de exterminio decirles. Precisamente fue esta forma de actuar lo que impediría que el ejército nazi pudiera organizar una logística para alimentar a sus frentes.

Inicio de la batalla

Hitler tomó la decisión de dividir a su ejército. Una parte del mismo sería enviada al Cáucaso, mientras que otra parte sería enviada a conquistar Stalingrado, con el error de que no cubrieron correctamente los flancos. Para esta división, utilizaría tropas que no eran alemanas de los ejércitos rumanos e italianos, con poco repuestos y con muy poca munición.

Es precisamente por ello, por lo que estuvieron sin combustible justo a las puertas del Cáucaso, siendo incapaces de cubrir correctamente el Don o el espacio que había entre el mismo y Stalin.
Antes de que llegase el ejército, la Luftwaffe bombardea haría completamente Stalingrado, haciendo que la ciudad se convirtiera en un revoltijo de escombros y cenizas, con calles intransitables donde el ejército de los nazis no podía defenderse. De esta manera, se encontraron con una guerra contra la que no estaban preparadas ya que la tecnología nazi de por aquel entonces no era suficiente. Básicamente, fue una guerra cuerpo a cuerpo.
stalingrado batallas en la ciudad
El principal objetivo de bombardear la ciudad es evitar que los escombros pudieran volver a arder, ni que pudieran moverse si se produjera un nuevo bombardeo.
Hitler, no haciendo caso de consejos de sus militares, decidiría centrarse completamente en la conquista de Stalingrado. Para ello, mandaría a miles de soldados que acudirían a la batalla con los mínimos recursos posibles (muchas veces hasta tenían que compartir fusil). Además, los nazis estaban obligados a conquistar la ciudad una vez que entraban en ellas: y es que, si se les ocurría retirarse, el ejército soviético les perseguiría hasta darles caza.

Para colmo de males, los flancos no estaban correctamente defendidos. Es por ello, por lo que los blindados rusos llevaron a cabo una maniobra en forma de pinza que encerraría al ejército en la ciudad, o en lo que quedaba de ella.

Y a esto tenemos que añadirles las condiciones inhumanas que había en el interior de la ciudad. Por ejemplo, estaba llena de francotiradores, de los dos bandos, que impedían el descanso de los soldados. Además, era invierno, por lo que las condiciones climatológicas eran extremas.

Número de bajas

La Luftwaffe intentaría establecer un puente aéreo para que llegasen los suministros pero el mal tiempo les impedía despegar.
Al final, el 2 de febrero del año 1943, el general Paulus, además de los 90.000 supervivientes que quedaba por aquel entonces, tuvieron que rendirse. Éstos supervivientes fueron hechos prisioneros y de los mismos tan sólo sobrevivieron 60.000.

Los datos que se tienen sobre Stalingrado son caóticos: se calcula que cerca de 2 millones de personas murieron, o bien desaparecieron, o fueron heridas en la batalla. Además, por si estas cifras ya no son lo suficientemente malas, decenas de miles de soldados serían sacrificados por el alto mando nazi y soviético.

Consecuencias de la batalla de Stalingrado

Esta batalla tendría marcadas consecuencias en la historia: y es que se convertiría en el principio del fin del ejército nazi, así como de la Segunda Guerra Mundial.
Los expertos aseguran que esta batalla se podría haber evitado en el caso de que los nazis hubieran asegurado los frentes del Don y del Volga, logrando crear una barrera defensiva que abarcase desde la zona sur de la ciudad y llegase hacia orillas desde el Volga hasta el Don. Hubiera sido un frente de unos 20 km que abarcase desde Gornyy hasta Stalingrado, y ni tan siquiera hubiera habido la necesidad de tomar la ciudad. Además, también habrían conseguido dominar el Cáucaso y el petróleo.

Algunas curiosidades sobre la batalla de Stalingrado

  • Compartiendo las armas: Los soldados que formaban parte del bando ruso recibían el armamento de dos en dos. Uno de ellos recibía el rifle, y el otro la munición. Esto ocurría por la escasez de suministros. Se calcula que menos de un 60% de los soldados soviéticos de Stalingrado iban armados.
  • Un soldado ruso con hambre: Un soldado ruso, desesperados de pasar hambre en las trincheras, desertó para entregarse al bando alemán. Saldría de su trinchera y esquivaría todos los obstáculos que había en la tierra. Penetraría en el búnker diciendo que se rendía, que desertaba. Como vio que los uniformes eran soviéticos, creía que los miembros del búnker estaban preparando una infiltración. Desgraciadamente, no se dio cuenta de que mientras estaba haciendo los obstáculos había hecho un semicírculo y había vuelto a las mismas líneas soviéticas. Al final sería sacado del búnker y fusilado.
  • Combatiendo el frío: El invierno ruso es de los más extremos a lo largo de todo el mundo. Precisamente debido al frío que hacía en la ciudad, los motores de los tanques no funcionaban. Como solución, los alemanes iniciaban hogueras debajo de los tanques, con el objetivo de calentarnos.
  • Ametrallando a los niños: El bando soviético ametrallaba a los niños que llevaban agua a los alemanes a cambio de pan, sin ningún tipo de contemplación.
  • Matando a 150 soldados enemigos: Vassili Zaitsev prometió que mataría en Stalingrado a 150 enemigos con su fusil Nagan de gran precisión. Sin embargo, mató a 149 soldados. Le quedó uno para cumplir su promesa.
  • La casa de Pavlov: Este edificio fue defendido durante la batalla. Era una casa de cuatro plantas erigida en el mismo centro de la ciudad. Este edificio fue duramente atacado por los alemanes. Un pelotón, estando al mando de Pavlov, recibiría la orden de tomarlo y defenderlo. Fueron capaces de defender lo durante varios días, hasta que tuvieron que enfrentarse a rifles y ametralladoras. Para evitar estos ataques, todo el edificio fue reforzado con espinos y minas, incluso con ametralladoras en las ventanas. Además, hará mejorar las comunicaciones, grabarían una trinchera que servía como forma de comunicarse con el exterior, lugar por el que llegaban los suministros evitando los bombardeos de los alemanes. A partir de entonces se le conocería como “La casa de Pavlov”.

Ante estas condiciones tan caóticas se llevó a cabo la batalla de Stalingrado que, como ya hemos comentado, es considerada como una de las más sangrientas y terroríficas y una de las mas grandes batallas que ha tenido la historia.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *